Dihani. Una familia contra un Estado ocupante

Gallopinto

Blanca Enfedaque

 

Una moto con la luz apagada sigue a un coche hasta la casa de la familia Dihani. Desde el coche salta un flash. Medidas de seguridad, por si acaso. En el coche viaja una delegación observadores internacionales que se encuentra en el Aaiun para asistir al juicio de Loumadi Abdessalam, un activista acusado de tirar un coctel molotov a un coche de policía*.

Es la noche antes de la vista, la delegación visita la casa de los padres y hermanos de Mohamed Dihani, un joven saharaui al que Marruecos secuestró y torturó en cárceles secretas. Con 26 años fue raptado en la fiesta de bienvenida de su primo Brahim, que pasó seis meses en la cárcel por reivindicar la independencia del Sahara Occidental en una discusión en un tren. A Mohamed, altos cargos de las fuerzas de seguridad marroquíes trataron de convencerle de que reivindicara ataques de bandera falsa. Es decir, atentados que ellos iban a cometer en nombre de una supuesta célula yihadista de Al Qaeda, con supuestos vínculos con el Frente Polisario. Ese era el precio para parar la tortura y las violaciones. Una oferta que Dihani supo rechazar porque, además de suponer una traición a su Pueblo y a su causa, no le granjeaba la libertad. Hoy sigue en una cárcel, esta vez oficial, y sabe que no está solo.

En su casa, sus hermanos y primos reciben a los invitados aragoneses. Son altos, de ojos redondos y pómulos sonrientes. El salón de la casa es un ir y venir de jóvenes con darrah (túnica masculina saharaui). Algunos, ya conocidos de viajes anteriores, entonces eran niños en pantalón corto, hoy presumen de suave bigote y visten largas camisolas de hombre.

La madre, con suma amargura, relata cómo hace unas semanas el director de la cárcel los llamó y anunció su liberación. Mohamed aseguró que sin su abogado no iría a ninguna parte, con miedo a sufrir un traslado a una cárcel secreta o a una desaparición. Al igual que un gato juega con un ratón antes de comérselo, haciéndole creer por un momento que le va a soltar justo antes de hincarle el diente, las fuerzas de ocupación confunden a los presos y a sus familias. Es una estrategia de desgaste más.

Traen una pirámide de fruta: en la base, naranjas; primer piso, manzanas; coronado por plátanos y yogures, y todo bien apuntalado con film transparente.

“Cuando secuestran a un familiar, es como si te secuestraran a ti mismo”, aseguran.

Uno de los hijos, Mahyub, está enfermo. Es el hermano mayor y tiene una crisis psicológica grave, sobre todo cada vez que pasa un coche o llaman a la puerta. Sufre angustia y miedo a ser atacado por sorpresa en la calle.

El padre, Abdel Mulah, siempre intenta ocultar el miedo. Pero a veces se despierta a las dos de la mañana, abre las puertas, enciende la luz y se pone a contar hijos como loco.

Mahyub entra y sale. Cojea. Está nervioso, se lava las manos. A él trataron de secuestrarle con el mismo coche con el que detuvieron a Mohamed. Piensa que Mohamed fue secuestrado por su culpa y, ese pensamiento fue el que le empujó a saltar desde una azotea para acallar su mente atormentada. El intento de suicidio fue desde un tercer piso, se fracturó la espalda y tuvieron que llevarle a Marrakech a que le pusieran un hierro en la espalda.

“El primer choque cuando secuestran a un familiar es que te sientes frente a TODO un Estado. Nunca imaginamos que íbamos a tener problemas como estos. La injusticia, el desbordamiento que te invade te hace sentir sumamente vulnerable”.

“Tener a un familiar preso afecta mucho a la economía”. Abdel Mulah no es rico, pero hasta entonces había vivido cómodamente gracias a su trabajo. Ha disfrutado de buena comida, ropa de calidad y hasta ahora había podido pagar educación superior a sus hijos. Pero el proceso de Mohamed está agotando los ahorros. “Con los delitos comunes hay mucha corrupción. Si pagas 6000 euros puedes librarte de la cárcel. Es un dineral, pero se puede reunir”. Engañados por esta idea, además de trabajar con la asociación, la familia Dhani trató de tocar todas las puertas. Perdieron miles de euros. Un padre desesperado puede hacer cualquier cosa. No olvidemos que en los primeros meses, el paradero de su hijo era desconocido. No fue hasta su negativa a participar en el maquiavélico plan del ataque de bandera falsa cuando le trasladaron a la cárcel de Temara.

*El juicio fue un ejemplo más del absurdo de la justicia marroquí. Siendo la acusación de atentado contra la autoridad, la pena solicitada por el procurador podía alcanzar la pena de muerte.

Los tres testigos, policías marroquíes, aseguraron no reconocer al acusado, y, aun así, sin ninguna prueba que lo inculpara, se ha prolongado su encarcelamiento durante diez meses.

El pasado 17 de septiembre, Amnistía Internacional reportó un caso de tortura colectiva en la cárcel Negra de El Aaiun. Entre las víctimas se encontraba Loumadi Abdessalam.

Ayudanos a difundir las noticias del Sahara Occidental en las Redes Sociales

Observatorio Aragones para el Sahara Occidental

Esta pág.web del utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra ACEPTAR

Aviso de cookies