“El Sáhara Occidental es un asunto de política interna española”

HERALDO DE ARAGON,  22 julio 2012

Entrevista de Isabel Fredes a Bucharaya Beyun.

El representante del Frente Polisario en España y primer ministro del Sahara Occidental en los años ochenta visitó Zaragoza el pasado miércoles.

¿Qué tal es la relación con el actual Gobierno de España?
La relación es buena, pero se necesita un paso más para materializar la solución. A España le corresponde actuar porque jurídicamente es la potencia colonizadora y administradora del territorio. Debe defender ante Europa y a las Naciones Unidas que este conflicto está pendiente de una solución y que el pueblo saharaui tiene derecho a expresarse libremente en cuanto a su futuro. No deben limitarse a hacer declaraciones cuando se les pregunte, con eso no se avanza.

Recientemente grupos por saharauis de nuestro país denunciaron la venta de armas españolas a Marruecos.
A pesar de que la Unión Europea prohíbe la venta de armas a países que violan los derechos humanos, España ha estado haciéndolo todos estos años. Esas armas son usadas por las fuerzas de represión marroquíes para reprimir al pueblo saharaui. Desde el casco o el uniforme que llevan hasta las esposas que utilizan son españolas.  España debe convertirse en la referencia europea en este conflicto, pero, lamentablemente, en los últimos años ha estado a remolque de la posición francesa, que es quien está marcando el camino. El derecho internacional deja claro que España sigue siendo responsable mientras el proceso de descolonización no concluya. No pedimos que se ponga a favor del Frente Polisario o en contra de Marruecos; pedimos que se ponga del lado del respeto del derecho internacional.

¿La concienciación de la sociedad española sí es la adecuada?

Sí. Contamos con alrededor de 400 asociaciones en España de apoyo a la causa saharaui. Existe una Federación Española de Asociaciones que engloba también a ayuntamientos e instituciones, una Conferencia de Intergrupos, la Asociación de Juristas, los actores, los cineastas… En Aragón, contamos con la ponencia en las Cortes y acabamos de constituir una Comisión de Información y Seguimiento del Sáhara Occidental en el Ayuntamiento de Zaragoza que integra a todas las fuerzas políticas y las asociaciones. Hay un movimiento solidario muy amplio y es así porque mucha gente se siente defraudada y responsable  por lo mal que se ha llevado a cabo la política de descolonización. La cuestión del Sáhara Occidental en España no es una cuestión de política internacional, es una cuestión de política interna mientras no se termine el proceso de descolonización. Es distinto de Iraq o Palestina.

Fue primer ministro saharaui en los años ochenta ¿Cuáles son las principales diferencias entre la situación actual y la de entonces?
Entonces estábamos en guerra y la situación prioritaria era el frente militar, sin olvidar el grandísimo trabajo social. Estábamos dedicados a crear la base gubernamental del país. Pero la guerra armada concluyo cuando se aceptó el plan de paz y ahora reina la búsqueda de una solución pacífica y democrática por la que hemos hecho muchas concesiones. Lamentablemente, la respuesta internacional recibida no corresponde a aquellos esfuerzos. Después de 20 años de la presencia de las Naciones Unidas en el territorio para llevar a cabo ese plan de paz, ha fracasado. Ni ha hecho el referéndum que decreto para 1992 ni hace nada para que se respeten los derechos humanos que constantemente viola Marruecos, ni para poner fin al expolio brutal de los recursos naturales. Interpretamos que su presencia en el territorio es solo un instrumento para legitimar la ocupación. Hemos perdido la esperanza y la confianza en la comunidad internacional.

¿La paciencia se les agota solo a los dirigentes o es un sentimiento generalizado entre la población?
Sobre todo a los sectores más jóvenes y al ejército. Los dirigentes siempre hemos tratado de imponer más paciencia, más esperanza y arrastrar todo el proceso hacia una solución pacífica.  Los jóvenes saharauis ya no confían en la ONU. Los dirigentes tratamos de convencerles de que hay que darle más tiempo a la solución pacífica, pero no podremos mantenerlo mucho más. Ahora mismo el proceso de negociación está roto por parte de Marruecos, que no quiere negociar bajo los auspicios del actual mediador internacional, el americano Cristopher Ross, en el que la ONU sigue renovando su confianza. Ya han sido bloqueados tres procesos de intersolución: Marruecos no quiere aceptar hacer un referéndum porque el cuerpo electoral no le era afín; boicoteó también el plan Baker (que preveía cinco años de autonomía antes de hacer el referéndum) y, en tercer lugar rompió el último plan de negociaciones hace un mes porque no le beneficiaba: ¿Hasta cúando vamos a estar pendientes de esta negativa marroquí y de la pasividad de la comunidad internacional?

Entonces, ¿cuál es la posible solución al estancamiento del conflicto saharaui?

La solución definitiva debe ser la democrática, que los saharauis decidan. Si no hay referéndum, el alto el fuego pierde su sentido. La comunidad internacional intervino militarmente en Kósovo, en Bosnia, pero justifican no hacerlo en nuestro conflicto porque en el Sáhara no corre sangre. Nos están incitando volver a la guerra para lograr la intervención. España está llamada a liderar esa lucha por la vía democrática. No tiene por qué ser hoy, entendemos que la situación interna es muy complicada, pero sí en dos o tres años.

¿La ayuda humanitaria se está viendo afectada por la crisis?
La ayuda internacional siempre fue deficiente. La crisis está golpeando duramente a España y por ende nos está afectando también a los saharauis. Este año se ha reducido en el 48 % el apoyo que recibimos de este país en todos los sentidos. Además del aspecto económico, este año solo han venido 5.600 niños saharauis en lugar de los 8.000 o 9.000 que eran acogidos cada año. Otro claro ejemplo es que habitualmente salían desde España 12 vuelos charter hacia los campamentos saharauis en Semana Santa y este año fueron solo tres.

¿Ha visto el documental “Hijos de las nubes”, de Bardem?

Por supuesto. Creo que refleja bastante bien la realidad del pueblo saharaui y la mala descolonización que hizo España en su día; muestra también el injusto apoyo incondicional que ofrece Francia a Marruecos y deja clara la posición americana a favor de que se respeten las libertades y los derechos humanos. El propio Jorge Moragas (actual jefe del gabinete de Presidencia de Rajoy) defiende la posición política de España, responsable del conflicto hasta que no termine.

Ayudanos a difundir las noticias del Sahara Occidental en las Redes Sociales

Observatorio Aragones para el Sahara Occidental

Esta pág.web del utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra ACEPTAR

Aviso de cookies