La Ponencia Paz para el Pueblo Saharaui de las Cortes de Aragón exige la libertad del Grupo 24 presos políticos de Gdeim Izik

Bucharaya Beyun, representante en España de la República Arabe Saharaui Democrática, Ali Salem Tamek, activista saharaui defensor de los derechos humanos en los territorios ocupados, Rafael Antorrena, de la Asociación Um Draiga de Amigos del Pueblo Saharaui en Aragón y Luis Mangrané Cuevas, vicepresidente del Observatorio aragonés para el Sáhara Occidental, trasladaron el pasado viernes a los parlamentarios aragoneses integrantes de la Ponencia Paz para el Pueblo Saharaui su preocupación por la situación creada por el juicio contra veinticinco saharauis detenidos en los sucesos acaecidos en el campamento de Gdeim Izik

Ali Salem Tamek, vicepresidente del Colectivo Defensores Saharauis de los derechos humanos (CODESA), hizo llegar a los parlamentarios aragoneses su denuncia por el juicio contra veinticinco saharauis detenidos en los sucesos acaecidos en el campamento de Gdeim Izik, que han sido condenados a penas que van desde cadena perpetua a 20 años de cárcel.

Salem ha calificado el proceso de “juicio político” al ser los detenidos activistas saharauis por la autodeterminación del Sáhara Occidental, y ha recalcado que “es un juicio ilegal, ya que no hay pruebas y los detenidos son civiles que han sido juzgados por un tribunal militar”, lo que demuestra, en palabras del compareciente, que “Marruecos no respeta los derechos humanos y está muy lejos de la imagen que trata de proyectar cómo país con un estado de derecho avanzado que respeta las leyes y los derechos humanos”.

Salem ha expresado también su convencimiento de que “la sociedad española apoya la causa saharaui” y “cree pero que el Gobierno central no actúa, aunque debería hacerlo, ya que si es realmente un Gobierno democrático debería escuchar a sus ciudadanos”, añadiendo que “también debería prestar oídos a sus antiguos ciudadanos”.

En la Ponencia han intervenido en representación de las Cortes de Aragón, y de sus respectivos grupos parlamentarios, los diputados Eduardo Peris (PP), Carlos Tomás (PSOE), Manuel Lorenzo Blasco (PAR), José Luis Soro (CHA) y Patricia Luquín (IU).

Los integrantes de la Ponencia aprobaron por unanimidad la siguiente declaración institucional:

LA PONENCIA PAZ PARA EL PUEBLO SAHARAUI

La Ponencia Paz para el Pueblo Saharaui presenta esta PROPUESTA DE RESOLUCIÓN INSTITUCIONAL en base a la siguiente

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El 8 de noviembre de 2010 el Campamento de Gdeim Izik, a las afueras de El Aaiún, organizado por miles de personas saharauis para protestar por sus deplorables condiciones de vida, fue disuelto violentamente por las fuerzas de ocupación marroquíes causando víctimas y desaparecidos.

Este campamento de más de 20.000 personas pretendía denunciar la situación en que viven los y las saharauis en el Territorio No Autónomo del Sahara Occidental, último territorio de África pendiente de descolonización bajo tutela del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Una situación de continuas violaciones de derechos humanos, expoliación de sus recursos naturales, detenciones arbitrarias, desapariciones y torturas.

En lo que se ha venido en reconocer como el inicio de la Primavera Árabe, con esa disolución violenta por parte de la fuerza ocupante marroquí, el régimen de Marruecos procedió a detener y a obtener declaración bajo tortura a 24 saharauis para responsabilizarlos de la hipotética muerte de agentes marroquíes en los acontecimientos de la violenta disolución de Gdeim Izik.

Posteriormente, y a pesar de no tener jurisdicción sobre el Territorio no Autónomo del Sahara Occidental, el régimen marroquí procedió a juzgarlos en un tribunal militar que a juicio de numerosos observadores internacionales no contó con las debidas garantías por falta de pruebas.
Las armas con las que supuestamente fueron asesinados los agentes carecían de huellas dactilares de los acusados. Además, sólo se practicó una prueba forense y no se realizó ningún test de ADN. Tras nueve días de juicio y siete horas de deliberación el tribunal militar marroquí condenó a nueve activistas a cadena perpetua, a cuatro a 30 años de cárcel, a otros diez a penas de entre 20 y 25 años y a los dos últimos a dos años de cárcel.

Estas durísimas penas suponen un nuevo atentado contra el pueblo saharaui, contra su derecho de autodeterminación y su existencia, ya que se trata de un pueblo sometido permanentemente a violaciones por parte de la fuerza ocupante marroquí.

Diferentes instituciones europeas, parlamentos nacionales y el propio Parlamento Europeo han venido sistemáticamente denunciando estas violaciones y exigiendo que la Misión de las Naciones Unidas desplegada en la zona (MINURSO, Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental), monitorice el respeto a los derechos humanos del pueblo saharaui.

El pasado 7 de febrero, la última sesión del Parlamento Europeo aprobó su mandato para la XXII sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas a celebrar en Ginebra del 25 de febrero al 22 de marzo donde se solicita, además de una solución justa y duradera al conflicto mediante el ejercicio de un referéndum de autodeterminación, la libertad de todos los presos políticos saharauis.

ResolucióndelParlamento Europeo, de 7 de febrero de 2013, sobre el 22º período desesionesdel Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas(2013/2533(RSP))[1]

  1. Manifiesta su preocupación por el hecho de que sigan violándose los derechos humanos en el Sáhara Occidental; pide que se protejan los derechos fundamentales del pueblo del Sáhara Occidental, incluidos la libertad de asociación, la libertad de expresión y el derecho de manifestación; exige la liberación de todos los presos políticos saharauis; saluda el nombramiento de un enviado especial para el Sahel y destaca la necesidad de un seguimiento internacional de la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental; apoya una solución justa y duradera del conflicto basada en el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, de conformidad con las resoluciones de las Naciones Unidas;

Por todo lo anteriormente expuesto, acuerda adoptar la siguiente

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN

– Suscribir el mandato del Parlamento Europeo a la XXII sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y exigir al reino de Marruecos la libertad de todos los presos políticos saharauis, incluido el Grupo de 24 presos de Gdeim Izik, recientemente condenados por un tribunal militar marroquí, así como pedir la protección de los derechos fundamentales del pueblo saharaui, destacar la necesidad de un mecanismo internacional de seguimiento de los derechos humanos en el Sahara Occidental y apoyar una solución del conflicto basada en el ejercicio del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, como establecen numerosas resoluciones de las Naciones Unidas.

– Enviar el presente acuerdo al Ministro de Asuntos Exteriores, Embajador de Marruecos en Madrid, al Presidente del Congreso de Diputados, al Presidente del Senado, Presidente del Parlamento Europeo, Comisaria Europea de Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a las Crisis y a la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

 

[1]http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P7-TA-2013-0055+0+DOC+XML+V0//ES&language=ES

Ayudanos a difundir las noticias del Sahara Occidental en las Redes Sociales

Observatorio Aragones para el Sahara Occidental

Esta pág.web del utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra ACEPTAR

Aviso de cookies