«Repatriar a los cooperantes es un golpe muy duro para los saharauis»

Heraldo de Aragón

ELENAGRACIA

ZARAGOZA. 28-12-2012

Acaba el año y la situación del pueblo saharaui sigue sin resolverse. De ello se habló recientemente en Zaragoza, en las II Jornadas de Formación para Delegados Saharauis, organizadas por la asociación Um Draiga de Amigos del Pueblo Saharaui en Aragón, CEAS-Sahara y el Frente Polisario. Brahim Dahane, reconocido activista de derechos humanos procedente de los territorios ocupados por Marruecos, fue uno de los ponentes. Explicó la esperanza que tiene en Naciones Unidas y la que ha perdido respecto al Gobierno español.

«Naciones Unidas está intentando actualizar su presencia gracias al trabajo que están realizando personajes nombrados últimamente a la cabeza de su misión en el Sahara Occidental, como el enviado Christopher Ross», explicó Dahane, víctima de la represión marroquí que ha sufrido la desaparición forzada, el encarcelamiento y la tortura.

Lo relevante es «la gran acumulación de informes que está habiendo de violaciones de derechos

humanos por parte de Marruecos en el Sahara Occidental», contó Brahim. «La ONU ha dicho que en abril de 2013 tomará alguna decisión sobre estas violaciones sistemáticas», añadió.

Sobre el Gobierno español, reconoció que esperaba más del mandato de Mariano Rajoy tras una etapa con Zapatero para el olvido. «En el programa electoral del PP decían que iba a tratar el asunto a partir de la legitimidad internacional y la responsabilidad histórica del Estado español, pero la realidad es otra», explicó el activista, quien reprochó que el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, dictara en verano la repatriación de los cooperantes españoles desde los campamentos. «Es un golpe muy fuerte para los saharauis. Y es una forma de unirse a los terroristas que secuestraron a los cooperantes, porque han conseguido lo que querían», explicó Brahim.

«Además, Rajoy fue a Rabat y no habló de la cuestión del Sahara. De hecho, reiteró su entendimiento con el Gobierno marroquí. Pero lo más grave fueron las declaraciones de hace un par de semanas del embajador español en Marruecos, quien dijo que Rabat ha modificado la base demográfica de la zona y ha invertido mucho dinero. Así legitima la ocupación y la barbaridad de las

violaciones de derechos humanos», afirmó el saharaui, quien sí siente el respaldo de la sociedad

española. De hecho, explicó que todas las entidades que apoyan al pueblo saharaui no podrían existir sin la masa de gente que hay detrás de ellas. Y agradeció empeños como el del Observatorio Aragonés de Derechos Humanos del Sahara Occidental, que envía a Marruecos abogados y juristas para observar los juicios contra los activistas políticos y defensores de derechos humanos saharauis.

Con la fecha de abril de 2013 en la mente, Dahane tiene algo más de fe en la causa por la que lleva luchando toda la vida y que le ha costado años recluido en prisiones clandestinas. Ahora mismo

está en libertad condicional y sabe que cada actuación suya es vigilada.

«Asesinaron a muchos compañeros para aterrorizarme. Entiendo que su único objetivo es quitarme

los criterios como ser humano que puede mejorar la forma de vida de su pueblo. Y hay dos opciones, o tener mucho miedo y pedir un asilo político en otro país, donde me quedaría un gran dolor por dentro; o aguantar, coger fuerzas y continuar para ver si puedes cambiar la situación

y que otras generaciones no vivan las mismas barbaridades que a la mía», concluyó.

Ayudanos a difundir las noticias del Sahara Occidental en las Redes Sociales

Observatorio Aragones para el Sahara Occidental

Esta pág.web del utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra ACEPTAR

Aviso de cookies