Sáhara Occidental: Huella y cicatriz.

HERALDO DE ARAGON
Martes 25 de septiembre de 2012
Luis Mangrané y Blanca Enfedaque
LA TRIBUNA
En 1884 el aragonés Emilio Bonelli desembarcó en los alrededores de Villa Cisneros suscribiendo acuerdos con las tribus saharauis que permitieron la Declaración de Protectorado Español del Sahara Occidental. La huella de casi un siglo de presencia colonial en esa ciudad ha sidoborrada a conciencia por Marruecos y reducida a algunas alcantarillas de hierro fundido, cuarteles, el idioma español que los mayores se resisten a olvidar y la iglesia de Nuestra Señora del Carmen. Precisamente, Mohamed Fadel Semlali, el encargado de su conservación, fue agredido por la policía marroquí por este cometido, a pesar de ser discapacitado, y acompañó a la delegación del Observatorio Aragonés para el Sahara Occidental durante su estancia en Dajla.
El motivo de nuestra presencia este mes de septiembre en los Territorios Ocupados fue asistir a la apelación del juicio contra saharauis, celebrado en la ciudad de El Aaiun, un año después de los sucesos violentos que tuvieron lugar en Dajla. Sobrecogidos, una vez más, al escuchar a uno de los jóvenes acusados al comparecer ante el Tribunal cuando denuncia cómo fue violado por la policía marroquí, antes de que el Presidente le retire la palabra, estas acusaciones no extrañan a quienes conocen el aparato represor marroquí: el relator contra la Tortura de la ONU informó recientemente de los malos tratos en cárceles y detencionesy que las confesiones arrancadas bajo tortura tienen ante el juez más validez que los testimonios ante el tribunal.
En El Aaiun conocemos a la familia de Mohamed Dihani, encarcelado en la prisión de Sale-2, previa desaparición forzada en el centro de detención secreto de Temara, donde fue sometido a todo tipo de torturas. El caso de este saharaui es un ejemplo más de que Marruecos está muy lejos de ser la excepción democrática dentro de los países inmersos en la “primavera árabe”.
Mientras tanto, este verano se produjo la vergonzante repatriación de los cooperantes españoles de los campamentos saharauis en Tinduf, lo que ha vuelto a focalizar la atención en los refugiados. Una decisión injustificada y que sólo afectó a los españoles acreditados como cooperantes. Los españoles saharauis (los de tez oscura) no se vieron afectados por esa decisión, lo que demuestra el desinterés de las autoridades españolas por el pueblo saharaui, llegando incluso a la discriminación racial.
Los obstáculos a la cooperación no sólo son de tipo económico. El Ministro Margallo vuelve a insistir en obstaculizar la presencia de cooperantes españoles, cuando el resto de países con nacionales en la zona y agencias internacionales no lo hacen. En vez de practicar una solidaridad real con el pueblo saharaui y cumplir con las obligaciones internacionales, nuestros gobernantes siguen escribiendo páginas negras en la historia del Sáhara Occidental. Dejando atrás muchas cicatrices sin cerrar, su compromiso con los derechos humanos se limita a declaraciones vacías. La divisa de nuestra política se basa en complacer al sultán de Marruecos y perseguir intereses comerciales. Emilio Bonelli, estará revolviéndose en su tumba.
Ayudanos a difundir las noticias del Sahara Occidental en las Redes Sociales

Observatorio Aragones para el Sahara Occidental

Esta pág.web del utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra ACEPTAR

Aviso de cookies