Said Dambar

 

Un año en la morgue

El cuerpo del joven Said Dambar, asesinado por la policía marroquí el pasado mes de diciembre, permanece en la morgue de El Aaiún. Su familia reclama desde hace meses una autopsia que demuestre las verdaderas circunstancias de su muerte, fruto de la represión vivida por los saharauis de los territorios ocupados tras el desmantelamiento del campamento Gdeim Izik. El mes pasado se celebró el juicio, pero la justicia marroquí ya tenía escrita desde hace un año la sentencia para este caso: el disparo se produjo por accidente.

El pasado 12 de octubre se celebró en El Aaiún ocupado por Marruecos el juicio por la muerte de Said Dambar, asesinado el 22 de diciembre de 2010. El juicio coincidía con la semana de celebración del primer aniversario del establecimiento del campamento de Gdeim Izik. El 10 de octubre de 2010, los saharauis de las zonas ocupadas por Marruecos levantaron, a unos 10 km de la ciudad de El Aaiún, un campamento de protesta pacífico, desalojado violentamente el siguiente día 8 de noviembre. Dos meses después Said moría como consecuencia de los disparos que acabaron con su vida al salir de un cibercafé en el que había presenciado un partido de la Copa del Rey entre el Barcelona y el Athletic de Bilbao.

Desde entonces su familia, emulando a David contra Goliat, ha mantenido una desigual lucha contra el Estado marroquí. Inicialmente la familia fue informada de que había fallecido como consecuencia de un enfrentamiento con la policía. A las pocas hora la versión oficial cambió: la muerte se produjo como consecuencia de un disparo accidental de arma.

Desde entonces, hace casi un año, el cadáver permanece en la morgue del hospital Hassan Ben el Medí. La familia se niega a enterrarlo sin que se practique una autopsia que determine las circunstancias reales del fallecimiento. Cuando la familia visitó la morgue pudo comprobar que el cadáver tenía un orificio de bala entre los dos ojos. Una fotografía tomada con un teléfono móvil así lo acredita.

La Policía mantiene que la muerte responde a un accidente: el fallecido y el policía eran amigos, habían bebido alcohol juntos y un disparo fortuito ocasionó la muerte. A la tragedia se le une el oprobio que supone esta explicación para la familia. Said era un joven saharaui licenciado en Económicas, deportista y musulmán. La coartada oficial no merece crédito alguno, nadie cree que menos de dos meses después de la ola de violencia que tuvo lugar durante y después del desmantelamiento del campamento “Esperanza”, en una ciudad sitiada, en la que los jóvenes saharauis son acosados sistemáticamente por la policía, Said pudiera estar de “fiesta” con un policía marroquí.

La familia ha pedido infructuosamente que se practiquen pruebas, como la autopsia, que traigan luz al caso. En la morgue el pecho de Said estaba vendado ¿tenía algún otro impacto de bala? Entre los objetos personales devueltos a la familia por la policía se encontraba el pantalón de Said, pero la camisa había desaparecido.

La familia de Said se ha convertido en un ejemplo de la resistencia del pueblo saharaui frente al ocupante marroquí. Desde sus padres, SIDAHMED ABDELWAHAB y Khira Ahmed Lmbarek, hasta los hermanos Lehbib, Khalil, Yahya y Yamila. Unos en El Aaiun ocupado y otros desde Lanzarote, han denunciado el crimen a nivel internacional: han participado en el Foro Social Mundial de Dakar, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, así como en numerosas charlas en ciudades de toda España. Marruecos reacciona a las movilizaciones para exigir verdad y justicia unas veces intentando comprar el silencio de la familia y otras, directamente, con la violencia. Si un día les ofrecían viviendas y trabajo, otro les amenazaban con desenchufar la luz de la morgue donde permanece el cuerpo sin vida de Said. La casa de la familia en El Aaiun, las hermanas y su madre han sido atacadas de manera brutal: las fotografías y videos que aparecen en internet evidencian la naturaleza criminal del aparato represor marroquí. El padre SIDAHMED ABDELWAHAB DAMBAR experimentó un empeoramiento de su salud desde el asesinato de su hijo. Fue trasladado a un hospital de Rabat pero falleció sin recibir tratamiento, luego la familia vio como su cuerpo tenía que ser velado en un domicilio particular en El Aaiun mientras regresaban los familiares desde Rabat (les negaron el acceso a la morgue). La familia que reside en Lanzarote no recibió autorización para regresar al entierro del padre en agosto como represalia a su destacada participación en las movilizaciones que reivindican la memoria de su hermano.


UNA SENTENCIA INSUFICIENTE

En esta situación se celebraron las dos sesiones del juicio contra el policía YAMAL TAKERMCHT, acusado de la muerte. La vista del 7 de septiembre fue suspendida, aunque se negó el acceso a la sala al defensor saharaui de los derechos humanos Larbi Mesaud (miembro de CODESA). Finalmente, el juicio se celebró el 12 de octubre. En esta ocasión a otro activista, Sidi Mohamed Daddach, ex-preso político (20 años en las cárceles de Marruecos) se le impidió el acceso al Tribunal. Las pretendidas garantías de los funcionarios marroquíes de una audiencia pública quedaban rotas.

La familia que se había intentado manifestar en el exterior del tribunal para protestar fue obligada a desplazarse alejándose del lugar. La defensa de la familia, ejerciendo la acusación particular, solicitó la autopsia, de nuevo sin éxito. En el juicio no se acreditó esa relación de amistad entre el policía y su víctima.

Dos horas después de finalizar el juicio llegó la sentencia, el Tribunal condenó a 15 años de prisión al policía YAMAL TAKERMCHT. La familia no está satisfecha: el Estado no ha sido declarado responsable civil por la muerte de Said, se ha rechazado la autopsia y la muerte de su hermano aparece como resultado de un accidente entre dos amigos. Las sentencias de los tribunales de ocupación marroquíes en el Sahara carecen de valor alguno desde el punto de vista del derecho internacional, la “Justicia” es otra pieza del engranaje de la ilegal ocupación. La familia y los saharauis tienen muy presente en el recuerdo el caso de otro joven saharaui, Hamdi Lembarki, asesinado por dos policías marroquíes que fueron condenados inicialmente a diez años de prisión, después la pena fue rebajada a dos años al apelar, saliendo de inmediato en libertad e incorporados al servicio activo.

CRONOLOGÍA DE UN ASESINATO LENTO: casi un año en la morgue

Los disparos de la policía marroquí no sólo terminaron con la vida del joven Said Dambar, también destrozaron a su familia. La negativa de las autoridades marroquíes a devolverles el cuerpo para practicar una autopsia supone, no sólo la muerte física del joven, también la espiritual por no poder darle digna sepultura.
22-12-2010 LA POLICÍA ASESINA CON VARIOS TIROS AL JOVEN SAID DAMBAR
23-12-2010 LA MÉDICO JEFE INFORMA A LA FAMILIA DE LA MUERTE DE SAID A CAUSA DE UNA BALA QUE ATRAVESO SU CRÁNEO
18-02-2011 INCURSIÓN DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD MARROQUI EN LA CASA DE LA FAMILIA CAUSANDO LESIONES DE DIFERENTE GRAVEDAD A LOS PRESENTES.
22 Y 23-03-2011 INCURSIÓN DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD EN EL DOMICILIO DE LA FAMILIA QUE TUVO COMO RESULTADO UN DETERIORO PELIGROSO EN LA SALUD DE LOS PADRES, LA LESIÓN DE LOS HERMANOS Y AMIGOS
18-05-2011 INFORMAR AL PRESIDENTE DE LA MISION DE LAS NACIONES UNIDAS (MINURSO) DE LA PROTESTA PACÍFICA.
30-05.2011 EL JUEZ INSTRUCTOR DENIEGA LA REALIZACION DE LA AUTOPSIA Y RECONOCIMIENTO FORENSE.
15-07-2011 . SEÑALAMIENTO DEL PRIMER JUICIO PARA EL POLICIA ACUSADO JAMAL TKRIMCHT Y ,QUE FUE SUSPENDIDO HASTA EL SIETE DE SEPTIEMBRE ,SIN CITAR A LA FAMILIA DE LA VICTIMA PARA ESTAR PRESENTE EN JUICIO.
12-08-2011 FALLECE EN RABAT EL PADRE DE SAID, SIDI AHMED MOHAMED ABD EL WAHAB, A CONSECUENCIA DE LAS PRESIONES QUE SUFRIÓ DESPUES DEL ASESINATO DE SU HIJO.
02-10-2011 SE COMUNICA AL HERMANO QUE HA DEJADO DE FORMAR PARTE DE LOS GRADUDOS ACEPTADOS PARA SER FUNCIONARIOS EN LA ADMINISTRACIÓN.
12-10-2011 SE PROHIBE A LA FAMILA DAMBAR ASISTIR AL JUICIO CELEBRADO EN LA AUDIENCIA DEL AAIÚN CON PRESENCIA DE OBSERVADORES Y ABOGADOS INTERNACIONALES, CON LA SIGUIENTE SENTENCIA:
-CONDENAR AL POLICIA JAMALTKRIMCHT A QUINCE AÑOS DE PRISION.
-NEGAR LA REALIZACION DE RECONOCIMIENTO FORENSE AL CADAVER DE SAID DAMBAR.
– NEGAR QUE EL ESTADO MARROQUI SEA PARTE EN LA CAUSA.

22-10-2011 LA REPRESIÓN DE UNA PROTESTA EN APOYO A LA FAMILIA EN SUS REIVINDICACIONES PARA ACLARAR LAS CIRCUNSTANCIAS DE LA MUERTE DE SU HIJO QUE SIGUE EN EL DEPOSITON DE LOS MUERTOS.

NOTA: Extracto del artículo para la revista Gallopinto del Comite de Solidaridad Internacionalista de Zaragoza que será publicado el próximo mes de diciembre. Con el agradecimiento a la familia de Said Dambar.

Observatorio Aragones para el Sahara Occidental

Esta pág.web del utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra ACEPTAR

Aviso de cookies