Marruecos impide la entrada en El Aaiún del abogado aragonés Luis Mangrané

ElDiarioAragón

15 enero 2019

Marruecos, según informa el Observatorio Aragonés para el Sáhara Occidental, ha impedido este lunes la entrada a El Aaiún al jurista aragonés Luis Mangrané. El vuelo, explican, procedente de la Isla de Gran Canaria, “ha trascurrido con normalidad, el problema ha surgido en el control de seguridad, ahí las autoridades ocupantes marroquís le han impedido la entrada en el territorio ocupado del Sáhara Occidental, alegando que es una persona non grata para Marruecos”.

El motivo del viaje era el de acudir como Jurista Observador Internacional de Derechos Humanos al juicio que se va a celebrar el próximo martes 16 de enero, contra el joven saharaui Brahim Dehani, miembro de la ASVDH (Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones Graves de los Derechos Humanos Comprometidos por el Estado Marroquí).

Brahim, apuntan desde el Observatorio, fue detenido el pasado 4 de diciembre de 2018 “mientras realizaba un reportaje informativo y gráfico de una manifestación pacífica saharaui que se celebró en El Aaiún con motivo de las conversaciones de Ginebra mantenidas entre el Frente Polisario y Marruecos. Brahim, debidamente identificado como fotógrafo de la ASVDH, fue detenido mientras realizaba fotografías a la violenta actuación de la policía marroquí hacia los manifestantes. Le confiscaron la cámara y fue trasladado a dependencias policiales. El 18 de diciembre fue puesto en libertad, bajo fianza, acusado de difamación hacia las fuerzas policiales”.

El pasado 31 de diciembre, recuerdan, “también fueron expulsadas de El Aaiún dos activistas a quienes las Autoridades les dijeron que literalmente esto (el Sáhara) es Marruecos y que aquí se viene a hacer turismo y no actividad política”. Esta práctica, continúan, “solo ejemplifica el cómo Marruecos impide la Observación Internacional para silenciar las vulneraciones de los DDHH que comete Marruecos contra la población saharaui”.

Desde el Observatorio Aragonés para el Sáhara Occidental denuncian “esta práctica ilegal cada vez más habitual y más impune y que el Estado Español, lejos de denunciar esta práctica, con su silencio vuelve a ser cómplice de esta gravísima actuación. El jurista aragonés no ha recibido asistencia consular”.