Semillas que esperan la lluvia

 

EL PERIÓDICO 21/01/2012 Quienes mejor conocen el desierto saben que la paciencia se ve recompensada. Desde el pasado 15 al 23 de diciembre se celebró en Tifariti, en los Territorios Liberados del Sahara Occidental, el XIII congreso del Frente Polisario, el movimiento de liberación que aglutina a la mayoría de saharauis frente a la ocupación, expolio y tortura infligidos por el reino de Marruecos desde hace casi 36 años, según indica en este reportaje Blanca Enfadaque, una de las representantes aragonesas que ha asistido a este encuentro. A cuatrocientos kilómetros de Tinduf, bordeando el muro de la vergüenza, un muro cuyo mantenimiento cuesta a los marroquíes en torno a un 7% de su PIB anual, el pueblo saharaui ha hecho una demostración de capacidad organizativa en medio del desierto. Alrededor de tres mil personas se han desplazado a este antiguo asentamiento, bombardeado durante la guerra y hoy reconstruido, para participar en estas jornadas de trabajo y reflexión, en las que se decide y planifica el destino del pueblo saharaui. El congreso se celebra cada tres años y es la autoridad suprema del Frente Polisario donde se adoptan las grandes decisiones y posiciones en las esferas político-organizativas, en los campos militar, económico, diplomático y, contará con la participación de delegados elegidos por la base y miembros del gobierno. Además de los 1.500 delegados, ha contado con la participación de los miembros del cuerpo diplomático, funcionarios locales, delegados saharauis de las regiones militares, representantes de organizaciones populares y estudiantiles, los presidentes de los consejos populares de cada daira (alcaldes) y delegados de la comunidad saharaui establecida en el extranjero. Una de las principales novedades ha sido la participación activa de representantes de los territorios ocupados (El Aaiún, Dajla, Smara-), que son las personas que más viven el acoso cotidiano y la violencia. Pero este congreso, que se celebra cada tres años, ha estado muy marcado por la coyuntura internacional. El secuestro hace dos meses de dos cooperantes españolas y un italiano en Rabuni, en los campamentos de refugiados de Tinduf, significó un duro golpe para el Frente Polisario. Sin embargo, durante el congreso, su ministro de defensa Mohamed Bouhaly apuntó a que detrás del ataque en los campamentos “se escondía la mano de los servicios secretos marroquíes, con el único propósito de hacer ver que el Polisario es incapaz de garantizar la seguridad y el orden”. Pues bien, la seguridad ha sido la nota dominante en el congreso. Las delegaciones llegadas de todos los rincones del mundo, desde Japón a El Salvador, de Venezuela a Sudáfrica, pasando por una amplia representación de españoles, alemanes, argelinos o checos, han viajado escoltadas por la guardia civil saharaui. Por el camino, diversos controles militares dotados incluso de artillería antiaérea desembocan en Tifariti, donde se ha construido un bosque de jaimas, en las que se han alojado los congresistas. Como si de un campamento romano se tratara, las calles han sido organizadas por dairas (pueblos) con un cardo y un decúmano que vertebran esta pequeña ciudad. En el congreso también participó como invitada una delegación aragonesa encabezada por la Ponencia Paz para el Pueblo Saharaui de las Cortes de Aragón y en la que también había representantes del grupo municipal de IU en el Ayuntamiento y de las organizaciones Um Draiga y el Observatorio Aragonés para el Sahara Occidental. Se pospuso en dos ocasiones la clausura del Congreso, prevista en un principio para el día 19, pero que finalmente ha tenido lugar el viernes 23 de diciembre. Más allá de los cambios en los órganos de gobierno y de las conclusiones, centradas en reforzar la presencia en los Territorios Liberados como primer paso hacia una resolución pacífica, una de las victorias más destacables de este congreso ha sido la presencia de activistas por los derechos humanos residentes en los Territorios Ocupados. De hecho, a su retorno, en una gira para difundir las conclusiones del congreso, un grupo de ellos fue agredido física y verbalmente por las fuerzas de seguridad marroquíes en Dajla. Y pese al sufrimiento, quien bien conoce el desierto sabe que la paciencia es clave. En esa región del Sahara, las semillas tienen paciencia y son capaces de esperar años sin lluvia para brotar sin miedo en medio del desierto. Y quienes mejor lo conocen, aseguran que en pocos días crecen flores moradas y amarillas y que incluso llegan las mariposas. Todo gracias a unas semillas que han atesorado la paciencia y han luchado en un ecosistema sumamente hostil para volver a la vida.

LAS CONCLUSIONES DEL ENCUENTRO El trabajo de la delegación aragonesa El compromiso de Aragón con el Pueblo Saharaui siempre ha sido firme y unánime, por lo que un grupo de representantes políticos y de la sociedad civil se desplazaron hasta el congreso. La delegación aragonesa encabezada por representantes de la ponencia Paz para el Pueblo Saharaui de las Cortes de Aragón, ha contado con la presencia de los diputados Carlos Tomás (PSOE), Patricia Luquin y Luis Ángel Romero (ambos de IU), así como con el coordinador del grupo parlamentario de CHA, Antonio García. Asimismo, el concejal del Ayuntamiento de Zaragoza Pablo Muñoz (IU), otro miembro de este grupo municipal, un representante de la asociación aragonesa Um Draiga, otra del Observatorio Aragonés del Sahara Occidental y un representante de Ingenieros Sin Fronteras han prestado su apoyo institucional, entendiendo que es un momento clave tras más de 35 años de ocupación militar marroquí del Sahara Occidental. Como congresistas también participaron un grupo de saharauis residentes en Zaragoza. Zaragoza tendrá una comisión en el ayuntamiento para el Sahara Occidental De forma unánime, el pasado día 23 de diciembre, el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza aprobó la creación de una Comisión informativa para articular, siempre bajo la premisa de lograr consenso, un apoyo firme y expreso a la independencia del Pueblo Saharaui y al respeto por los derechos humanos. En ella estarán representadas todas las fuerzas políticas municipales y se invitará a participar a las entidades de apoyo al Pueblo Saharaui. El acuerdo de pesca de la Unión Europea con Marruecos no se prorroga Este ha sido un congreso muy marcado por la decisión de la Unión Europea de no prorrogar el acuerdo de pesca con Marruecos. Desde el Parlamento Europeo se ha considerado por primera vez que las aguas del banco saharaui, explotado en su mayoría por pesqueros españoles que hasta ahora pagaban a Marruecos por faenar en él, no pertenecen al reino alauita. Mohammed Sidhati, el representante del Polisario en Bruselas, junto con el europarlamentario de IU Willy Meyer ofrecieron en el marco del congreso una rueda de prensa en la que no quisieron comunicar “ni triunfalismo ni victoria”, pero en la que indicaron que se trataba del “primer intento de ilegalizar el expolio”. Además, insistieron en que “no hay que caer en la falsa contradicción de escoger entre la defensa de los recursos naturales saharauis contraponiéndolo a la destrucción de empleo en el sector pesquero español”. Las mujeres llegarán a los espacios de poder La presencia de las mujeres en espacios de poder y decisión ha sido reforzada. Además de su presencia en un tercio de escaños del parlamento de la República Árabe Saharaui Democrática, se ha incrementado su participación en el Consejo Nacional, con 5 de los 25 puestos. La chispa que encendió la primavera árabe El profesor norteamericano Noham Chomsky insiste desde hace tiempo en que “la chispa que prendió la mecha de la primavera árabe fue el campamento de la dignidad, Gdeim Izik”. Una protesta pacífica a las puertas de El Aaiún que congregó a varios miles de saharauis que no soportaban más el acoso de las fuerzas de seguridad marroquíes. Violentamente desalojado, gracias en parte a las armas y material de doble uso vendido por España, dio paso a las revoluciones de Túnez, Libia, Egipto, Bahrein o Yemen. Willy Meyer insistió en que “la primavera árabe se produjo a pesar de la UE, puesto que las relaciones comerciales establecidas con dictadores como Ben Ali o Mubarak sostenían estos regímenes”. Se renueva la confianza en Adelaziz Mohamed Abdelaziz ha sido reelegido por undécima vez consecutiva como máximo representante del Frente Polisario. Abdelaziz, que ocupa este cargo desde 1976, ha contado con el apoyo de 1.551 delegados de los 1.622 que ejercieron su derecho a voto; 39 votos en blanco, 32 votos nulos, ningún voto en contra y 33 abstenciones. Naciones Unidas reconoce al Frente Polisario como representante del Pueblo Saharaui. La sombra permanente de la guerra La sombra de la guerra siempre ha planeado sobre las cabezas del pueblo saharaui. Desde la firma del alto el fuego en 1991, la apuesta del Frente Polisario siempre ha sido la de respeto a la legalidad internacional y crear espacios de negociación. El primer ministro saharaui, Abdelkader Taleb Omar, en la recepción que ofreció a la delegación aragonesa reconoció que “muchos jóvenes saharauis están cansados de esperar y cada vez son más los que apuestan por la vuelta a las armas, sin embargo, hay otra vía que defendemos, que es la de que somos un pueblo unido por una causa justa, respaldada por la legalidad internacional y que puede lograr un desenlace pacífico al conflicto”.