Testimonios fotográficos en primera persona

Mario Gracia. Espacio 3
21/10/2020

El Observatorio Aragonés para el Sáhara Occidental, con la colaboración del Ayuntamiento de Zaragoza, inaugura hoy en el Centro Joaquín Roncal de Zaragoza la exposición fotográfica ‘Sáhara Occidental. No es país para periodistas’, que podrá visitarse hasta el 14 de noviembre. Este trabajo es fruto de la colaboración con la fotoperiodista aragonesa Judith Prat.

Prat ha recorrido medio mundo con su cámara para retratar las múltiples caras de las violaciones de los derechos humanos. Tras pasar por Congo, Nigeria, Yemen o el Kurdistán, recalaba en el Sáhara Occidental por primera vez para impartir formación a nueve mujeres y hombres que, desde distintas ciudades y pueblos de los territorios ocupados, cubren la actualidad del conflicto.

Del mismo modo, el proyecto ofrecía la oportunidad de realizar reportajes sobre realidades como el expolio de recursos o las mujeres del entorno de los presos políticos saharauis, alrededor de un 10% de los cuales son periodistas que se involucran de forma activa en la denuncia de los abusos policiales y carcelarios marroquíes.

Pero la estancia de Judith Prat en El Aaiún apenas duró “unas horas”, recuerda la fotógrafa. “Policías sin identificación me sacaron en plena noche de la casa donde me alojaba y me expulsaron” para impedir que pudiera empezar el curso. Dadas las circunstancias, “replanteamos el proyecto y trasladamos la formación a Gran Canaria”. Pero, con las trabajas burocráticas que Marruecos impusó al alumnado, una semana de clases hubo de concentrarse en tres días.

Algo aparentemente tan sencillo como este curso resultó incómodo para el Estado marroquí, que no quiere testigos que cuenten lo que ocurre en los territorios ocupados. Por eso, las expulsiones de periodistas y observadores internacionales son una amarga tradición en la zona.

Pese a todas las dificultades, y cambiando el desierto por Canarias, el curso se pudo dar. “La idea era que los participantes aprendieran unas nociones básicas de fotoperiodismo, ya que los saharauis tienen vetado el acceso a las universidades de periodismo, para que ellos puedan contar su realidad en el Sáhara Occidental ocupado. Y lo que se va a ver en la exposición es el trabajo que ellos y ellas hicieron después del taller”.

La muestra se complementa con el visionado del documental ‘Tres cámaras robadas’, del colectivo Equipe Media, uno de los mayores exponentes del periodismo independiente saharaui, cuyos miembros se juegan la libertad, e incluso la vida, cada vez que informan al mundo de lo que ocurre en la antigua colonia española.